Buñuelos de torrijas

Va llegando Semana Santa y con ella un montón de dulces recetas típicas de esta época. Recuerdo los dulces que preparaba mi madre cuando éramos pequeños, los hacía todos, desde rosquillas, buñuelos de viento, flores, pestiños, leche frita, etc. etc. y como no, las torrijas, nunca he comido otras como las suyas, estaban blanditas, pero sin deshacerse, con un delicado sabor a canela que ummmmm, cada vez que lo recuerdo me viene su delicioso aroma. Todas las recetas las tiene anotadas en una vieja libreta (las hojas ya amarillean) guardada en una lata antigua de galletas, son su tesoro y espero que algún día sea el mío también.
Estos buñuelos se los dedico a ella y a esas recetas dulces (y saladas) que ha preparado mientras yo estaba sentada en el mármol de la cocina observándola, así fui absorbiendo su cultura gastronómica y su buen hacer.


Ingredientes:
Para la masa:
1 huevo
125 gr. de harina
1 sobre de levadura Royal
40 gr. de azúcar glasé
40 ml. de agua
Una pizca de sal
Para el relleno:
75 gr. de arándanos cortados (pueden ser frutas confitadas, pasas, orejones, etc., a vuestro gusto)
1 litro de leche
Una rama de canela
200 gr. de pan duro sin corteza
Para servir, azúcar glasé y canela en polvo


Preparación:
Primero para preparar la masa tamizar la harina, el azúcar la levadura y la sal en un bol. Batir el huevo y el agua en otro bol más grande, añadir poco a poco la harina y remover con una cuchara de madera, hasta que quede una pasta perfectamente lisa. Dejamos descansar una hora a temperatura ambiente, tapado con un trapo.
Calentar la leche con la rama de canela y cuando hierva apartar. Dejar infusionar 5 min. y colar.
Cortar en trocitos el pan y cubrir con la leche. Dejamos empapar bien durante 10 min. Retirar la leche y escurrir el pan para quitarle el exceso de leche. Añadir los arándanos (o la fruta elegida) y con un tenedor chafamos un poco el conjunto, para que quede una masa gruesa.
Pasado el tiempo de descanso, añadir el pan a la masa de harina y mezclar bien.
Calentar abundante aceite y con una cuchara de postre poner porciones de masa a freír. Dorar bien y dejarlos crujientes. Escurrir sobre un papel absorbente.
Espolvorear con azúcar glasé y canela y servir calientes. Un bocado bien dulce.


You May Also Like

51 comentarios